Aumento del hambre o apetito (polifagia)

La diabetes en algunas formas no deja ingresar la glucosa (azúcar) de los alimentos a las células del cuerpo. Lo que provoca un hambre constante e insaciable.

A veces el cuerpo no fabrica suficiente insulina o no la usa de forma eficiente, y el azúcar se queda en la sangre, por esto las células no pueden utilizar esta energía sin la intervención de la insulina.

Como la insulina no hace su papel, las células no aprovechan la glucosa y el cerebro interpreta que necesita más energía y por lo tanto manda señales de hambre para que se ingiera más alimento.

Tomate en serio las señales del cuerpo, si notas cualquier signo o síntoma posible de diabetes, consulta con tu médico. La diabetes es una afección grave y, cuando antes se diagnostique, antes podrás comenzar el tratamiento. Con tu participación activa y el apoyo del equipo de atención médica, podrás controlar la diabetes y disfrutar de una vida activa y saludable. (Este párrafo podría ir debajo de cada contenido y sus síntomas como orientación al paciente.

Dejar un comentario